Vino la palabra, la obediencia Y vino el anillo

Sandra Julieth Triana nos testifica que se había apartado de Dios y de la Iglesia, luego de un poco mas de 2 años, decidió conectarse a uno de los cultos y Dios hablo a su vida a través de nuestro Pastor Henry Castillo, y como la palabra de Dios dice:

"así es también la palabra que sale de mi boca: No volverá a mí vacía, sino que hará lo que yo deseo y cumplirá con mis propósitos". Isaías 55:11

Sandra decidió volver a Dios y tomar en serio su llamado, fue a peniel, allí hizo un pacto con Dios y pocos días después su pareja le propuso matrimonio entregándole un ¡anillo de compromiso! Por la obediencia vino la bendición.




1 vista0 comentarios